Casa da Florista

Casa da Florista (Fene) Recibe su nombre esta vivienda, situada en la carretera de la Palma, de una florista que residía en la misma, si bien fue promovida por Víctor Borrás. De planta casi cuadrada y pequeño tamaño, la vivienda se distribuye en tres alturas.

Destaca especialmente por la esmerada decoración que exhibe: los adornos de la cornisa y el remate en picas de madera o el recercado de los huecos de la fachada principal, especialmente elaborado. Se accede a la misma por una escalera que salva el desnivel, subiendo a un porche sobre el que se encuentran una terraza sostenida por esbeltas columnas y una galería de madera.

Villa Eorencia

Villa Eorencia (Vigo) Se yergue esta vivienda en Cabral, junto a la casa del Colegio Vistalegre, que también tenía palmeras canarias. Diseñada en un estilo regionalista, alternando sus paños entre la sillería y el encalado en blanco, destaca el cuerpo torreado del centro del conjunto así como el porche que se abre hacia el oeste, sobre el que se ubica una galería de madera. En la parte delantera setos de boj dibujan un pequeño jardín donde destacan tres palmeras canarias.

Casa en Trabanca-Badiña

Casa en Trabanca-Badiña (Vilagarcía de Arousa) Ocupa esta propiedad una importante extensión en la rúa Porto, a las afueras de Vilagarcía de Arousa. La vivienda principal da a la carretera, teniendo frente a ella un cruceiro y al lado un lavadero, que podrían ser fundaciones realizadas por los propietarios de la finca.

La casa es una construcción tradicional con la piedra cara vista, y que obviamente ha sufrido reformas de calado, probablemente la elevación del bajocubierta para hacerlo habitable. En la finca trasera se encuentran el hórreo y las dos palmeras canarias.

Palmera en Vilaselán

Palmera en Vilaselán (Ribadeo) Desconocemos la historia de este ejemplar de gran porte ubicado en el lugar de Vilaselán. La palmera canaria ocupa un espacio central en una finca cercada por un muro de piedra cuya entrada principal está enmarcada por pináculos, y que denota cierta antigüedad.

Parque Eugenio Granell

Parque Eugenio Granell (Santiago de Compostela) Ubicado a las orillas del río Sar, este parque es uno de los más extensos de la capital de Galicia. Fue inaugurado en el año 2003 homenajeando al ilustre pintor surrealista gallego. Situado en el barrio de O Paxonal, tiene gran variedad de espacios botánicos, miradores, etcétera, y situándose en su extremo sur dos palmeras canarias que flanquean una entrada. Parece que antiguamente este espacio era un jardín y finca privados.

Plaza de Isabel II

Plaza de Isabel II (Ortigueira) Se encuentra esta plaza ante la iglesia de Santa Marta y el edificio del Concello, en el corazón del casco antiguo. La palmera canaria parece que fue plantada por los alumnos de una academia que funcionaba en el lugar, hace unos setenta años. Ocupando un espacio central, en una isleta con borde de piedra, la pequeña valla metálica que protegía la planta se ha perdido con el tiempo.

Jardines del Malecón

Jardines del Malecón (Ortigueira) La construcción de este espacio está asociada a Julio Dávila Díaz, geógrafo y escritor emigrado en Uruguay y Argentina. A su vuelta en España y residiendo en Madrid Dávila se desempeña como comisario de Ortigueira ante las autoridades ministeriales. Este cargo le lleva, entre otras cosas, a conseguir impulsar la construcción del malecón en el primer cuarto del siglo XX, responsabilizándose él mismo del diseño de los jardines.

En el año 2002 se terminó la remodelación del espacio, lo que implica el trasplante de cuatro palmeras centenarias a su ubicación actual. Otras especies que completan el jardín son un olivo, un ciprés de Monterrey, dos abetos de Douglas, tres araucarias, un cedro y dos magnolios, entre otros.

El Carballal

El Carballal (Padrón) El origen de la vivienda se remonta posiblemente a principios del siglo XX.  Hacia mediados de la centuria la propiedad pertenece a las gemelas Amelia y Dolores, la primera de las cuales está casada con el Capitán de Artillería de la Armada Octavio San Martín Domínguez. Este mecenas de Padrón destaca, por ejemplo, por haber sido impulsor del “Pedrón de Ouro” o de la Fundación Rosalía de Castro, de la que fue su cuarto presidente.

La finca tiene casi 60 000 metros cuadrados de extensión, con minas de agua, prados, áreas de cultivo y espacios ajardinados. En el centro se ubican la vivienda de los guardeses de la propiedad  y el palacete principal. De planta rectangular, la vivienda de estilo ecléctico se dispone en dos alturas, con balcones de hierro forjado en la fachada este y una gran terraza en el lado sur, sobre el porche de entrada a la casa. En derredor muros de granito dibujan paseos de parras, pequeños jardines y espacios donde situamos bancos y mesas de piedra o una fuente. Es en este lugar donde se distribuyen, entre otros árboles centenarios, varias palmeras canarias también seculares.

Horta de Piñón

Horta de Piñón (Ribadeo) Se encontraba esta propiedad junto a la actual Plaza de España. La casa principal, que se ubicaba en la rúa Buenos Aires, había sido levantada en los primeros años del siglo XX. Tras su derribo a mediados de los noventa para la construcción de una urbanización, parte de los restos se emplean en la edificación de la Oficina de Turismo de Ribadeo, en la rúa Dionisio Gamallo Fierros. La palmera canaria que se encuentra ante la oficina es un resto, también, de aquella finca.

Se encontraba esta propiedad junto a la actual Plaza de España.

Estación de Ferrocarril de Arcade

Estación de Ferrocarril de Arcade (Soutomaior) Pertenece esta parada al tramo de vía que une Redondela con Pontevedra, y que permitía enlazar la capital de provincia con la ciudad de Vigo. El proyecto fue realizado por el ingeniero Mariano Cardedera en 1881, construyéndose la línea entre ese año y 1886. La contratación de las distintas estaciones, entre ellas la de Arcade, se realiza con Manuel Antonio Fernández y Manuel Corbal.

El sencillo inmueble se dispone en planta rectangular y dos alturas, de forma alargada, adaptándose a la vía. Realizado en piedra, los paños están encalados excepto en el recercado de los vanos y en las esquinas, donde además la sillería tiene sus juntas rehundidas. Fotografías cedidas por José Vidal.