Convento de Santa Clara

Convento de Santa Clara (Ribadeo) Situado en pleno centro de la villa, muy próximo al ayuntamiento, el origen de la propiedad es un beaterio del siglo XI, transformado en convento en 1366. En varias ocasiones el conjunto sufre daños de importancia, por ejemplo durante la ocupación napoleónica, lo que no impide que se conserven partes de la estructura románica, protegida por los actuales muros. Destacan especialmente la cocina monástica del siglo XVII, el claustro, datado en el XVIII, o la gran torre de planta cuadrada, rematada por una espadaña. En sus huertas se encuentra un elevado ejemplar de palmera canaria, que destaca a pesar de la altura de los muros.

Colegio Santa María

Colegio Santa María (Tui) En 1909 el obispo de Tui-Vigo autoriza la fundación en la ciudad del Miño del cuarto colegio marista de Galicia. La congregación compra el pazo da Pousa das Costiñas, propiedad de don Salustiano, quien tras hacer fortuna en México había adquirido la finca para pasar los periodos estivales. Los hermanos levantarán un nuevo inmueble junto al pazo, ampliándolo con el paso del tiempo. La escalinata de la fachada sur así como la gran terraza se construyeron en 1953 con el diseño de Francisco Castro Represas, mientras que la estatua del fundador de la orden marista, san Marcelino Champagnat, fue erigida tres años más tarde.

Iglesia de Santa María A Nova

Iglesia de Santa María A Nova (Noia) El templo gótico fue erigido en la primera mitad del siglo XIV sobre uno anterior de orden románico y reducido tamaño, siendo consagrado en 1327. Está vinculado a la figura del arzobispo de Santiago Berenguel de Landoira, gran benefactor de la villa. Actualmente alberga el Museo das Laudas, una colección de cientos de lápidas funerarias conservadas dentro del recinto de la antigua necrópolis.

Convento de Capuchinas

Convento de Capuchinas (A Coruña) Domingo Antonio de Andrade, maestro de obras de la Catedral de Santiago de Compostela, fue probablemente autor de la primera parte del convento a finales del siglo XVII, rematado por Fernando Casas Novoa a principios del XVIII.

En 1988 José Manuel Gallego Jorreto proyectará la reforma para acoger en el inmueble el Museo de Bellas Artes de A Coruña, por la que recibirá el Premio Nacional de Arquitectura.

Convento de Santo Domingo

Convento de Santo Domingo (Tui) Comienza a ser edificado por la orden dominica en el siglo XV. Con la desamortización se emplea como cuartel, eliminándose el claustro, albergando hoy usos municipales como el Museo de la Ciudad. Tras él se sitúa la alameda de Tui, donde se celebra el 5 de abril de 1910 la primera Festa da Árbore de Galicia.