Balneario de Mondariz

Balneario de Mondariz (Mondariz-Balneario) En el siglo XIX las aguas minerales de Mondariz se hacen famosas gracias al empleo de la Fuente del Troncoso con fines terapéuticos por parte del doctor Domingo Blanco Lage. En 1872 se descubre la Fuente da Gándara y el empresario Ramón Peinador Vela solicita la declaración de utilidad pública de sus aguas, que llega al año siguiente. Pronto la fábrica de aguas de los hermanos Enrique y Ramón Peinador Vela embotellará a pleno rendimiento, tomando un nuevo rumbo la actividad con la apertura de la casa de baños en 1880. El éxito de las aguas fue tal que en 1898 se inaugura el Gran Hotel, una de las mejores obras de su arquitecto, el vallisoletano Jenaro de la Fuente Domínguez.  El inmueble, de estilo ecléctico, con influencias de la arquitectura francesa y planta en forma de E, dispone de un comedor para 800 comensales y capacidad para más de 500 huéspedes.

Los encargados de cubrir la Fuente de la Gándara fueron los insignes Antonio Palacios y Joaquín Otamendi, que elaboran un templo clásico donde destaca el empleo de magnas columnas de granito pulido. En la pared de esta obra hay fijada una placa que reza: “Los hijos de Mondariz en la Argentina a D. Enrique Peinador Vela. Carácter, generosidad, espíritu progresista. 16 de julio de 1920.” El mismo clasicismo emplea Palacios en el diseño de la planta de embotellado, contigua al manantial, y que hoy se encuentra rehabilitada como parte del circuito del balneario. La aportación del gallego no termina aquí, siéndole encargadas en 1909 las obras del Gran Hotel Sanatorio, pensado para combinar las comodidades de un hotel moderno con las terapias termales más avanzadas. Junto al Gran Hotel Sanatorio se encuentra el volumen conocido como A Baranda, probablemente también obra de Palacios.

Edificio de la Fábrica de Tabacos

Edificio de la Fábrica de Tabacos (A Coruña) La compañía coruñesa se pondrá en marcha en 1808, llegando a su momento de mayor esplendor a finales del siglo XIX. La última reforma del inmueble data de 1908, momento en que pudieron plantarse las palmeras que flanquean la entrada. Hoy en día el edificio ha sido completamente restaurado para acoger varias de las instancias judiciales de A Coruña.

Central Hidroeléctrica del Tambre

Central Hidroeléctrica del Tambre (Noia) En 1925 la Sociedad Gallega de Electricidad encargaba al arquitecto Antonio Palacios, quien desarrollaba principalmente su obra en la ciudad de Madrid, el diseño de los diversos edificios de la Central Hidroeléctrica del Tambre. El conjunto se ubica en el mismo lugar donde en el siglo XIII se erguía una pesquería cisterciense que abastecía al monasterio de Toxosoutos. El edificio de mayor envergadura es el de máquinas, de estilo neorrománico, planta rectangular y tejado a dos aguas, recordando a una basílica y destacando la sillería de granito almohadillado y poco trabajado, característica en el regionalismo de Palacios. El conjunto lo complementan las viviendas del ingeniero, trabajadores, maestros, además de la escuela. Cabe señalar que es probable que en la misma época el arquitecto trabajara también en el proyecto del Pazo do Tambre, situado en las proximidades.

Torres Ifer

Torres Ifer (Vigo) En la conocida como Finca de la Barxa nacía en 1836 el pintor Serafín Avendaño, precursor del preimpresionismo gallego. Andando en el tiempo y con el crecimiento de Vigo esta propiedad desarrolla usos industriales, instalándose en 1925 la fábrica de Cervezas de Santander. Enmarcada en un estilo regionalista, el diseño lo realizan el arquitecto Manuel Gómez Román y el ingeniero Aldasoro, construyendo cinco edificios de diferentes alturas.

Además, la extensa finca albergaba un jardín con magníficas plantas, algunas de ellas tropicales. A principios de este siglo se edificaban en el solar las Torres Ifer, edificios de treinta pisos de altura promovidos por Ángel Gallego y diseñados entre otros por el arquitecto vigués Enrique Acuña.

Salazones de Prieto y Carballal

Salazones de Prieto y Carballal (Bueu) Construida entre el final del siglo XIX y los comienzos del XX, la industria ocupaba el frente de la playa de Figueirón, siendo un ejemplo de arquitectura académico-regionalista, y separando una medianera los negocios de ambos industriales. Las rampas situadas frente al inmueble permitían el desembarco de la materia prima. Actualmente la fábrica se encuentra dividida en varias viviendas, siendo sustituidas las naves traseras por jardines. Parece que anteriormente el terreno fue propiedad de las familias Castañer y Massó.

Fábrica de lámparas “Iria”

Fábrica de lámparas “Iria” (Padrón) En 1929 se ponía en marcha en Iria Flavia una de las industrias más modernas de Galicia, una aventura empresarial que tenía como objetivo la fabricación y venta de lámparas incandescentes. El impulsor de la compañía era el comerciante y político padronés Estanislao Pérez Artime. Concejal y diputado, su carrera política le vale ser represaliado durante la guerra civil, pasando por la cárcel y viendo confiscados buena parte de sus bienes.

La industria nunca llega a despegar, suspendiéndose la actividad en 1930 por el descrédito de la marca, que vendía gran cantidad de género defectuoso. A pesar de los buenos años durante la guerra, el exceso de producción del sector provoca una guerra de precios en España que va mermando las opciones de supervivencia de Iria, cerrando finalmente la fábrica a mediados de los años setenta.

Jardines de don Paco

Jardines de don Paco (Cangas do Morrazo) Frente a la playa de O Salgueirón se erguía la fábrica de salazón del genovés Guido Paganini Picasso, que hacia 1930 y tras su quiebra era adquirida por Massó Hermanos. Massó inauguraba en 1941 su emblemática nave en Punta Balea, junto a las recién adquiridas instalaciones, diseñada por Jacobo Esténs y Tomás Bolíbar.

Los conocidos como Jardines de don Paco, así conocidos por estar junto a la casa que habitaba el gerente de la fábrica, tienen especies arbóreas de los cinco continentes, además de seis grandes palmeras canarias, destacando la gran araucaria de Norfolk.