Chalé en el Malecón

Chalé en el Malecón (Ortigueira)  Entre la carretera y el malecón del puerto se extiende esta gran propiedad con cuidados y ordenados jardines. La vivienda es un elemento de planta cuadrada situado junto a la vía, junto a cuya entrada se alza la palmera canaria. De cierto aire institucional, la casa dispone de dos alturas, sobresaliendo en el plano decorativo la doble línea de modillones que sostienen la cubierta.

Escuela San Claudio

Escuela San Claudio (Ortigueira)  A finales de 1912 se consolidaba en Cuba la asociación de vecinos de San Claudio, cuyo gran proyecto fue la construcción de una escuela en la parroquia natal. En 1921 comenzaban las obras del edificio, de estilo modernista, diseñado por Ángel Martínez Lage. Junto a dicha escuela se encuentra una pequeña casa con una antigua palmera canaria, por lo que ésta podría ser la vivienda del maestro, o quizá ser propiedad de uno de los muchos emigrados de esta zona.

Casa de Bellín

Casa de Bellín (Ortigueira) Muy próxima a les Escuelas de San Adrián, en la parroquia de San Adrián de Veiga, Ortigueira, se encuentra esta casa de campo de gran sencillez. Sin decoración en los paños las dos antiguas palmeras canarias que se alzan pareadas en la finca se convierten en el elemento más llamativo de esta gran vivienda de planta rectangular.  La finca se encuentra cercada por un muro de recia mampostería.

Plaza de Isabel II

Plaza de Isabel II (Ortigueira) Se encuentra esta plaza ante la iglesia de Santa Marta y el edificio del Concello, en el corazón del casco antiguo. La palmera canaria parece que fue plantada por los alumnos de una academia que funcionaba en el lugar, hace unos setenta años. Ocupando un espacio central, en una isleta con borde de piedra, la pequeña valla metálica que protegía la planta se ha perdido con el tiempo.

Jardines del Malecón

Jardines del Malecón (Ortigueira) La construcción de este espacio está asociada a Julio Dávila Díaz, geógrafo y escritor emigrado en Uruguay y Argentina. A su vuelta en España y residiendo en Madrid Dávila se desempeña como comisario de Ortigueira ante las autoridades ministeriales. Este cargo le lleva, entre otras cosas, a conseguir impulsar la construcción del malecón en el primer cuarto del siglo XX, responsabilizándose él mismo del diseño de los jardines.

En el año 2002 se terminó la remodelación del espacio, lo que implica el trasplante de cuatro palmeras centenarias a su ubicación actual. Otras especies que completan el jardín son un olivo, un ciprés de Monterrey, dos abetos de Douglas, tres araucarias, un cedro y dos magnolios, entre otros.

Casa de la Torre

Casa de la Torre (Ortigueira) Se encuentra este pazo en el corazón de la parroquia de Couzadoiro, lugar que destaca por el fuerte movimiento migratorio sufrido y los numerosos indianos retornados. La vivienda parece que perteneció a Ramón de la Peña, quien a finales del siglo XIX reforma el espacio dotándole de su actual aspecto palacial. Destacan dentro del conjunto la puerta principal del ala norte, único elemento original del pazo a la vista, así como el jardín de la parte trasera, donde un paseo de palmeras se yergue entre setos de boj, un pequeño canal de agua, tallas de animales y otros adornos suntuosos.

Escuelas San Adrián

Escuelas San Adrián (Ortigueira) El nacimiento de este grupo escolar se vincula a José Antonio Cornide Crego, emigrante en Cuba y empresario cafetero, quien el 19 de noviembre de 1905 crea la Sociedad de Instrucción San Adrián junto con su hermano. Desde 1907 se inician las gestiones para la construcción de esta escuela, situada en la parroquia de nacimiento del propio José Antonio Cornide, San Adrián de Veiga. Las obras del inmueble concluyen en 1912.

El espacio sigue los cánones de las escuelas de la época, con un cuerpo central que alberga estancias comunes, administración, sala de profesores, etcétera mientras que los niños y niñas estudian separados por sexos en las dos alas laterales, cuyos accesos están claramente diferenciados. En este edificio de decoración modernista destaca especialmente el reloj, situado en el centro de la fachada principal y sobre el nombre de la escuela, adornado con un festón. La campana y el pararrayos sirven de remate a la composición, uno de cuyos principales atractivos estéticos es el juego de recercados de los vanos.

Para más información: http://www.galiciadigital.com/opinion/opinion.6025.php