Jardincillos de Curros

Jardincillos de Curros (Celanova) Se encuentran estos pequeños jardines ante la alameda de Celanova, construida sobre las huertas de San Salvador una vez llegada la desamortización. Originalmente y al igual que ésta, los jardincillos estaban cercados por una balaustrada de escasa altura decorada con jarrones en sus vértices, que en algún momento es sustituida por una baranda de hierro forjado. El busto de Curros Enríquez, que domina el espacio junto a las tres palmeras canarias, fue realizado por Francisco Asorey y fundido en los talleres de Manuel Malingre, en Ourense. Su inauguración se produjo en septiembre de 1951.

Fotografías de Mª José Fernández Francisco.

Anuncios

Jardines de Lombardero

Jardines de Lombardero (Pontedeume) Los actuales jardines se asientan sobre la antigua parte norte del parque del Marqués de Figueroa, reservada en 1911 para la construcción de un inmueble. Al año siguiente, sin embargo, la corporación municipal acuerda destinar los terrenos a esparcimiento público convirtiéndolos en una alameda, no completándose el proyecto hasta 1917. Posteriormente, en el año 1934, el espacio sufre una ampliación. Destacan entre las demás especies las araucarias, palmeras canarias y magnolios de gran tamaño.

Jardines de Artime

Jardines de Artime (Vilagarcía de Arousa) Entre la playa de Compostela y la vía del tren que une Vilagarcía con Carril se encuentra una curiosa propiedad con uno de los jardines botánicos privados más importantes de Galicia. La historia comienza en el año 1794, cuando el asturiano Ramón Pérez Santamaría levanta una fábrica de curtidos en una gran finca que se extiende hasta el mar, que por aquellas ya ocupaba a treinta personas. En 1800, ocho años antes de su muerte, Santamaría completa el conjunto construyendo una residencia pacega.

La actividad fabril continúa hasta finales del siglo XIX, cuando su propietario, el comerciante Benigno Artime, decide transformar el espacio en una residencia precedida de un amplio jardín botánico. Pocos años antes, en 1873, finalizaban las obras de la vía férrea que unía Santiago de Compostela con Carril, primer tramo realizado en Galicia, y cuyo trazado corta la propiedad, pasando a escasa distancia de la fábrica. La construcción de la carretera, por su parte, divide en dos la finca, donándose en los años treinta la parte que hoy es el parque de Compostela. Otras zonas serán también separadas, construyéndose varias casas de lujo entre los jardines y la carretera.

En el jardín destacan especialmente un taxodio o ciprés calvo, incluido en el Catálogo de Árbores Senlleiras de la Xunta de Galicia, así como la plantación de hasta treinta y ocho palmeras de diversas especies, especialmente canarias.

Alameda de Santiago de Compostela

Alameda de Santiago de Compostela (Santiago de Compostela) El origen del principal jardín de la capital de Galicia se remonta al siglo XVI, con la donación de los terrenos a la ciudad por parte del conde de Altamira. Desde 1835 el parque comienza a tomar la forma actual. En 1853 se desmonta el lado occidental de la colina, dando lugar al paseo de la Herradura, el palco de la música, por su parte, es del año 1895. A principios del siglo XX el espacio albergó la Gran Exposición Regional, de la que actualmente se conserva el inmueble de la Guardería Santa Susana. Del lado del campus universitario se yergue la estatua de Rosalía de Castro, tallada por Isidro de Benito y Francisco Clivilles, que data de 1917.

Alameda del arquitecto Sesmero

Alameda del arquitecto Sesmero (Pontevedra) El 29 de abril de 1879 se presentaba el proyecto de la Alameda, Avenida de Montero Ríos y Jardines de Vincenti, en la zona inmediata a las recién derribadas murallas y en un tipo de operación urbana que se repite sistemáticamente en esta época a lo largo de la geografía gallega. El diseño del espacio, así como de varios de los edificios que se levantan en el recinto, corresponde al maestro de obras castellano Alejandro Rodríguez-Sesmero, motivo por el cual este conjunto botánico-arquitectónico lleva su nombre. El conocido como Paseo de las Palmeras alberga decenas de ejemplares de gran porte y antigüedad, especialmente de la especie canaria, constituyéndose en uno de los símbolos de la ciudad a pesar de las reformas sufridas, que han alterado la fisonomía original del lugar.

Jardín Botánico-Artístico

Jardín Botánico-Artístico (Padrón) En este espacio, declarado Bien de Interés Cultural en el año 1946, con categoría de Jardín Histórico, conviven más de trescientas especies vegetales distintas. Su diseño se inspira en la moda francesa, estando cercado por una reja de hierro forjado, y con sus áreas distribuidas a través del pasillo central de plátanos. En apenas una hectárea de terreno conviven gran cantidad de especies exóticas, algunas únicas en nuestro país, destacando la secuoya roja, que representa el techo del jardín.

Jardines de Casás

Jardines de Casás (Vigo) José Casás Comesaña era nombrado en 1902 médico en propiedad para el entonces Ayuntamiento de Bouzas. Conocido por la caridad y bondad con la que atendía a sus convecinos, en 1932 recibe la Cruz de Beneficencia, mientras que dos años más tarde es inaugurado un busto en su honor, situado en un extremo del espacio donde antaño los marineros tendían las redes para su secado, junto a una fuente y varias palmeras canarias.