Villa Eorencia

Villa Eorencia (Vigo) Se yergue esta vivienda en Cabral, junto a la casa del Colegio Vistalegre, que también tenía palmeras canarias. Diseñada en un estilo regionalista, alternando sus paños entre la sillería y el encalado en blanco, destaca el cuerpo torreado del centro del conjunto así como el porche que se abre hacia el oeste, sobre el que se ubica una galería de madera. En la parte delantera setos de boj dibujan un pequeño jardín donde destacan tres palmeras canarias.

Anuncios

Casa en Trabanca-Badiña

Casa en Trabanca-Badiña (Vilagarcía de Arousa) Ocupa esta propiedad una importante extensión en la rúa Porto, a las afueras de Vilagarcía de Arousa. La vivienda principal da a la carretera, teniendo frente a ella un cruceiro y al lado un lavadero, que podrían ser fundaciones realizadas por los propietarios de la finca.

La casa es una construcción tradicional con la piedra cara vista, y que obviamente ha sufrido reformas de calado, probablemente la elevación del bajocubierta para hacerlo habitable. En la finca trasera se encuentran el hórreo y las dos palmeras canarias.

Casa en el lugar de San Salvador de Bastavales

Casa en el lugar de San Salvador de Bastavales (Brión) Es este un caserío que data del año 1861, según reza el dintel sobre la puerta de entrada a la propiedad. Además de la edificación principal, de arquitectura tradicional gallega, hay otras estancias auxiliares que se levantan conformando un pequeño patio en torno a la entrada principal. La gran finca se encuentra cercada por un imponente muro de piedra, situándose las cuatro palmeras canarias formando un cuadrado en el lado este de la casa.

El Carballal

El Carballal (Padrón) Desconocemos el origen de la propiedad, si bien podemos vincularla a mediados del siglo XX al Capitán de Artillería de la Armada Octavio Sanmartín Domínguez. Este mecenas de Padrón destaca, por ejemplo, por haber sido impulsor del “Pedrón de Ouro” o de la Fundación Rosalía de Castro, de la que fue su cuarto presidente.

La propiedad tiene casi 60 000 metros cuadrados de extensión, con minas de agua, prados, áreas de cultivo y espacios ajardinados. En el centro se ubican la vivienda de los guardeses de la propiedad  y el palacete principal. De planta rectangular, la vivienda de estilo ecléctico se dispone en dos alturas, con balcones de hierro forjado en la fachada este y una gran terraza en el lado sur, sobre el porche de entrada a la casa. En derredor muros de granito dibujan paseos de parras, pequeños jardines y espacios donde situamos bancos y mesas de piedra o una fuente. Es en este lugar donde se distribuyen, entre otros árboles centenarios, varias palmeras canarias también seculares.

Horta de Piñón

Horta de Piñón (Ribadeo) Se encontraba esta propiedad junto a la actual Plaza de España. La casa principal, que se ubicaba en la rúa Buenos Aires, había sido levantada en los primeros años del siglo XX. Tras su derribo a mediados de los noventa para la construcción de una urbanización, parte de los restos se emplean en la edificación de la Oficina de Turismo de Ribadeo, en la rúa Dionisio Gamallo Fierros. La palmera canaria que se encuentra ante la oficina es un resto, también, de aquella finca.

Se encontraba esta propiedad junto a la actual Plaza de España.

Villa en el lugar de A Chamusca

Villa en el lugar de A Chamusca (Pontevedra) Frente a la carretera que une Pontevedra con Marín y junto a la nave de Tecnopesca se sitúa esta villa. El chalé, de planta en L, se distribuye en un semisótano y dos alturas, accediéndose a través de una escalera que sube hasta un pequeño porche. El voladizo de la terraza de la primera planta y el juego de cubiertas dotan de fluidez a la composición. Tres palmeras, una de ellas de gran porte, adornan la propiedad.

Villa Teresa

Villa Teresa (Marín) Gran ejemplo de residencia para la clase alta situada a las afueras de la localidad, que con el paso del tiempo se ha visto absorbida por el crecimiento demográfico y la presión urbanística. La fachada principal mira a la rúa Concepción Arenal. El inmueble de estilo ecléctico tiene dos plantas y un bajocubierta abuhardillado, concentrando la decoración en el paño que se abre a la calle. Elementos como la sillería rehundida en la planta baja o falsas claves que sostienen las galerías del piso superior son típicos de esta época, destacando el azulejado de la primera planta. Las palmeras canarias guardan el camino que entra al jardín trasero de la propiedad.